Los microplásticos: La contaminación invisible

Cada vez hay una mayor preocupación por el aumento de la presencia de microplásticos no solo en mares y océanos, sino también en el agua y los alimentos que ingerimos, ya que son partículas invisibles que no se aprecian.

Ante este hecho alarmante, diferentes centros de investigación a nivel mundial están empezando a realizar estudios sobre la presencia de los microplásticos en el agua que bebemos, tanto la embotellada como la que llega a nuestros hogares a través de las tuberías, para analizar qué consecuencias puede tener en los seres humanos.

Consecuencias en la salud de las personas

Y aunque todavía no hay los suficientes datos para poder tener unos datos específicos, están empezando a aparecer los primeros resultados. Por ejemplo, se sabe que la ingesta de los microplásticos tiene un efecto directo sobre nuestro organismo, ya sea por toxicidad, estrangulamiento, atrapamiento o indigestión. Además, asociaciones como el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer establece algunos plásticos y microplásticos en su lista de clasificación de carcinógeno.

Y es que los datos que van saliendo son de los más preocupantes. Un estudio publicado en la revista científica Frontiers in Chemistry en 2019 analizó un total de 259 botellas de 11 marcas de agua diferentes. Los resultados fueron que el 93% de ellas mostraban signos de contaminación por microplásticos, un dato realmente llamativo.

Fondo del mar con microplásticos

Cada vez hay más microplásticos en mares y oceános

Repercusión de los microplásticos en el medio ambiente

Asimismo, su impacto también es nocivo para nuestro entorno, especialmente en los mares y océanos. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) afirmó que en el 2017 había 51.000 millones de microplásticos en mares y océanos, 500 veces más que estrellas en la galaxia. Y cabe añadir que su impacto dura miles de años, ya que los objetos plásticos tardan décadas en degradarse. Por ejemplo, una simple globo tarda unos 6 años en desgradarse por completo y una botella de plástico más de 500 años.

Además, también causan daño a la fauna, tanto la marina como la terrestre. Más de 700 especies marinas se están viendo afectadas por la contaminación de los plásticos y microplásticos, y, anualmente, miles de mamíferos marinos mueren por su culpa.

Vistas las consecuencias nefastas que supone tanto la ingesta de los microplásticos para nuestra salud, como su impacto en el planeta, debemos de intentar dar un paso y usar productos que no sean perjudiciales. Desde Yo Colaboro trabajamos con empresas que están concienciadas con esta problemática. ¿Te unes?

Comparte!!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad